La Calabaza, una reserva de nutrientes

20

Las personas que siguen una dieta pobre en verduras y hortalizas hacen una excepción con la calabaza. Añadir esta verdura a los purés, las cremas de verdura, los pasteles de carne, los guisos, etc. ayuda a reducir el gasto en farmacia, porque protege las paredes de las vías respiratorias del ataque de gérmenes y refuerza las defensas.

Calma el dolor del estomago

La presencia de la calabaza en el menú es garantía de una digestión tranquila y un tránsito intestinal más regular. Y es que esta verdura calma la inflamación del estómago (gastritis) y del intestino (gastroenteritis, enfermedad de Crohn, etc.), aparte de acelerar los intestinos más “holgazanes”.

estomago

Favorece la pérdida de volumen

Las espinacas y el hinojo son las únicas verduras que superan su aporte en potasio. Este detalle la convierte en un diurético de excepción. Aprovéchalo al máximo, cociéndola al vapor o batiendo la pulpa hervida con el agua de su coción.

Perseveran la juventud

También destaca por su riqueza en sustancias antiedad que reducen el riesgo de cáncer y preservan la juventud de la piel , además de ayudar a mantener la salud de la piel.

Mejora la visión

La calabaza encabeza la lista de vegetales con mayor contenido en betacaroteno y luteína, dos pigmentos que combaten el ojo seco, mejoran la visión nocturna y reducen el riesgo de perder visión a causa de degeneración muscular.

vista

Buena para los diabéticos

Esta verdura, ligera y saciantes a partes iguales, estimula el trabajo del páncreas, el órgano encargado de fabricar la insulina, y gracias a su alto aporte en hidratos de lenta absorción y en fibra, ayuda a mantener el azúcar a raya.

 

Amante del deporte, sobre todo el fútbol y baloncesto.
La Calabaza, una reserva de nutrientes
5 (100%) 1 vote

4 comentarios en “La Calabaza, una reserva de nutrientes

  1. Hoy en día se en los medios se nos oculta mucha información, pero los expertos, los científicos y la gente experta en enfermedades y alimentación sabe que la mejor medicina que puede haber es una buena alimentación y los medicamentos solo sirven para poner parches, pero los alimentos curan desde la raiz, claro está, siempre que sean orgánicos.

  2. Las personas que siguen una dieta pobre en verduras y hortalizas hacen una excepción con la calabaza. Añadir esta verdura a los purés, las cremas de verdura, los pasteles de carne, los guisos, etc. ayuda a reducir el gasto en farmacia, porque protege las paredes de las vías respiratorias del ataque de gérmenes y refuerza las defensas.

  3. La calabaza es muy rica y se puede preparar en una gran variedad de platos si tenemos creatividad. Por ejemplo se puede hacer milanesas de calabaza que quedan muy bien y tiene pocas calorias.
    La milanesa tiene que ser al horno en vez de frita, hagan la prueba y me cuentan

Deja un comentario