Cómo distinguir un estado depresivo de la propia depresión

Depresión

Tanto el estado depresivo como la depresión son fenómenos de nuestro organismo que derivan de la misma naturaleza. Su principal diferencia consiste en que el estado depresivo es una fórmula adaptada para afrontar las situaciones de la vida y conflictos de la misma, como pueda ser una ruptura de pareja, la muerte de un familiar o ser querido, la pérdida del trabajo, etc. Sin embargo, en el caso de la depresión, pese a que pueda ser semejante a los estados depresivos, se convierte en un proceso patológico, donde la fórmula adaptada de la que hablábamos anteriormente, trae consigo la incapacidad grave e indefinida para afrontar los momentos cotidianos de la vida.

Por qué caemos en la depresión 

A día de hoy, todavía no se ha podido demostrar ni saber a cierta exacta el porqué unas personas caen en depresión y otras no. Hace más de treinta años que se empezó a estudiar el porqué de esta cuestión, muchas teorías y comentarios que tratan de explicarlo sin que ninguna de ellas haya conseguido la respuesta definitiva. Pese a esto, parece ser que ha habido un acuerdo unánime al plantear que el posible origen de la depresión pueda ser derivada de múltiples factores. Un conjunto de posibles factores psicológicos y biológicos, junto a un entorno favorecedor, pueden conseguir que ciertas personas sean más propensas a padecer una depresión.

depresión

Diferencias básicas entre la depresión y el estado depresivo 

El estado depresivo puede derivar de cualquier situación en la que exista un sufrimiento del tipo psicológico. Es natural y viene en nuestros propios genes el sufrir o sentir dolor y tristeza por la pérdida de algo que creemos importante para nosotros. Todo el mundo precisa de un momento a solas o acompañado para superar sus conflictos y duelos. Una de las mejores medidas que podemos tener en cuenta para evitar el estado depresivo es expresas nuestras emociones y no hundirnos ante nada ni nadie. Las situaciones que creemos controlar y preferimos reprimirlas en el silencio suelen venir acompañadas de estados depresivos, por lo que es conveniente hablar de los problemas que tenemos y exteriorizarlos, jamás callar y dejar pasar el tiempo. Sin embargo, la “cura” a la depresión precisa de múltiples acciones y factores, se puede afirmar que no tiene una fácil solución. En ocasiones, las personas depresivas sienten deseos de muerte o intentos de suicidio. La maduración de las emociones que conlleva cualquier conflicto queda bloqueado indefinidamente, consiguiendo aumentar la duración de las sensaciones de tristeza, desinterés por los demás y uno mismo, desesperanza e inapetencia.

Recuerda: Existen soluciones tanto para la depresión como para los estados depresivos. La persona afectada por esta patología deberá de aprender a cambiar sus pensamientos negativos de las cosas/personas por pensamientos positivos, así como aprender a crear nuevas estrategias para afrontar de manera alegre los problemas y ser capaz de expresas sus sentimientos y emociones.

Amante del deporte y la vida sana. La constancia es la base del éxito.
Cómo distinguir un estado depresivo de la propia depresión
3.5 (70%) 2 votes

6 comentarios en “Cómo distinguir un estado depresivo de la propia depresión

  1. Respecto al desarrollo de un proceso depresivo, debemos analizar además el entorno en el que nos movemos, nuestra casa, y las personas que frecuentamos, incluso los alimentos que consumimos diariamente. Todo ello está relacionado al mantenimiento de nuestra siquis y nuestra salud mental que nos lleva a estos estados depresivos.

    Parte de esa solución no solo tiene que ver con nuestro deseo de curarnos, sino también con el cuidado exterior en nuestro día a día.

    Gracias por la información.

    Nicolla

  2. Muchas gracias por compartir, las publicaciones que haces siempre son muy interesantes, no había visto información relacionada al tema del estado depresivo de la depresión, me encantaría poder leer más respecto.

    Saludos

  3. Tienes mucha razón al mencionar que las personas suelen guardarse las cosas , reprimir sentimientos y quedarse con todo ello dentro de ellas mismas. Nada mejor como soltar lo que nos hace daño por dentro , el simple hecho de hablarlo trae una sensación de bienestar y desahogo.

    Un saludo.

Deja un comentario