Persona realizando cpr

Conoce los beneficios médicos de los desfibriladores externos

El avance de la ciencia médica ha permitido el desarrollo de diversos productos y dispositivos que contribuyen a mejorar el bienestar de un importante porcentaje de la población. Incluso, existen dispositivos domésticos que pueden evitar la muerte súbita de una persona en momentos de emergencias médicas. Uno de los ejemplos más destacados son los novedosos desfibriladores externos que tienen la capacidad de reanimar a una persona en caso de sufrir un paro cardiaco.

Persona realizando cpr

Si queremos conocer para qué sirve un desfibrilador, a continuación detallaremos toda la información de relevancia en torno al uso de este increíble dispositivo que tantos beneficios ha traído a millones de personas en todo el mundo.

¿Qué es un desfibrilador externo?

El desarrollo tecnológico ha sido un importante factor dentro de los avances médicos, dando como resultado la creación de soluciones como los desfibriladores externos. Un dispositivo electromédico que tiene la capacidad de contrarrestar los efectos de la fibrilación ventricular, también conocida como “muerte súbita”.

Los desfibriladores domésticos se encargan de realizar un análisis de nuestra actividad cardiaca. De esta manera, el dispositivo logra identificar rápidamente si nuestro corazón se encuentra funcionando de forma irregular o ha dejado de latir.

Su sistema electrónico incorpora sensores inteligentes que permiten administrar una descarga eléctrica correspondiente al estado de salud de nuestro órgano vital.

En términos generales, es un aparato muy sencillo que puede ser utilizado por cualquier persona sin conocimientos especializados en medicina o tratamientos cardíacos. Sin embargo existen varias consideraciones que no podemos pasar por alto al momento de utilizar un desfibrilador externo.

¿Qué tipos de desfibriladores se encuentran disponibles en el mercado?

Dependiendo de nuestras necesidades, tenemos la capacidad de adquirir dos principales tipos de desfibriladores externos: desfibriladores automáticos y los desfibriladores semiautomáticos.

Ambos modelos cuentan con diferentes características y funcionalidades que se pueden corresponder con nuestras necesidades y condiciones de salud. En este sentido, a continuación conoceremos sus principales diferencias.

Cabe destacar que a través de plataformas web como Fyamedical.com podemos acceder a un servicio de asesoramiento a la hora de seleccionar el mejor modelo de desfibrilador externo del mercado. Información de relevancia que puede ayudarnos a escoger entre los siguientes tipos de dispositivos.

Desfibriladores semiautomáticos (DESA)

Los desfibriladores semiautomáticos (DESA) se caracterizan por ser dispositivos de gran sencillez, a la vez que nos dan la oportunidad de atender situaciones de emergencias cardiacas. Mediante una descarga eléctrica podemos conseguir la reanimación y estabilización del ritmo cardíaco en cualquier lugar en el que nos encontremos.

Es un dispositivo médico de gran utilidad en caso de sufrir un ataque cardiaco y no tener un centro de salud en cercano a nuestra ubicación.

Debemos destacar que uno de los mejores modelos semiautomáticos que podemos encontrar en el mercado es el desfibrilador Samaritan. Un dispositivo que vale la pena conocer a detalle y adquirir para nuestra cardioprotección

Una de las principales ventajas que poseen los desfibriladores semiautomáticos (DESA) es su función de asistente de voz, que nos permite conocer los pasos que debemos seguir para realizar una reanimación correctamente. Asimismo, su función semiautomática da la capacidad de realizar un análisis cardiaco de forma totalmente automática. Sin embargo, la descarga eléctrica no se acciona sin la autorización o aprobación de una persona.

Aunado a ello, los desfibriladores semiautomáticos emiten una descarga que se corresponde directamente con los resultados de su análisis previo. De esta manera, su función de reanimación se puede adaptar a las necesidades de cada persona.

Se trata de un aspecto de gran importancia, ya que las condiciones cardíacas de cada persona tienden a variar según diversos factores que más adelante conoceremos.

Desfibriladores automáticos (DEA)

Los desfibriladores automáticos (DEA) son dispositivos médicos de gran utilidad que han sido diseñados con la tecnología más avanzada y así ofrecernos los mejores resultados. Su principal característica es su sistema de funcionamiento totalmente automático, que facilitan el uso por parte de personas inexpertas en tratamientos médicos.

Es un tipo de desfibrilador totalmente versátil que podemos encontrar en el mercado y que nos será de gran ayuda en casos de reanimación por muerte súbita. Y lo mejor de todo es que no hace falta saber cómo funciona un desfibrilador para poder disfrutar de todos los beneficios médicos de este avanzado dispositivo.

Tan solo debemos colocar electrodos en la persona que ha sufrido el ataque cardíaco y de forma automática el desfibrilador realizará el análisis correspondiente. 

Cabe destacar, que la principal diferencia entre este modelo y los desfibriladores DESA, es que los dispositivos automáticos emiten la adecuada descarga eléctrica de forma autónoma en casos de emergencia, en los que se requiere de una acción rápida y oportuna.

¿Quiénes necesitan un desfibrilador externo?

Como hemos destacado, el desfibrilador externo es un dispositivo médico especializado para tratar paros cardíacos e irregularidades como una arritmia grave. Es decir, problemas relacionados con nuestro sistema cardiovascular.

En este sentido, existen diversos factores que pueden influir directamente en nuestro organismo y generar este tipo de problemas que, dependiendo del caso, pueden llegar a ser letales. Por ello, antes de adquirir o rentar un desfibrilador semiautomático, debemos conocer los siguientes factores de riesgo que pueden causarnos un paro cardiaco.

  • La edad: los hombres mayores a los 45 años de edad tienen mayor probabilidad de sufrir problemas del corazón.
  • Altos niveles de colesterol y triglicéridos: el consumo de alimentos ricos en lipoproteínas de baja densidad fomenta la estrechez de las arterias.
  • Obesidad: una dieta poco saludable es una de las causas del aumento de peso, así como el aumento en los niveles de colesterol en la sangre.
  • Diabetes: los altos niveles de azúcar en la sangre puede generar ataques cardíacos.
  • Antecedentes familiares de ataques cardíacos: en caso que nuestros hermanos, padres o abuelos hayan sufrido de ataques al corazón a edades tempranas (antes de los 55 y 65 años, en hombres y mujeres respectivamente).

Estas son algunas de las condiciones y factores de riesgo que nos hacen mucho más propensos a sufrir de problemas del corazón y necesitar un desfibrilador semiautomático en nuestro hogar.

Conoce los beneficios médicos de los desfibriladores externos
5 (100%) 1 vote